Páginas vistas en total

lunes, 25 de noviembre de 2013

La Albitana: una experiencia increíble


Hola a todos. Vuelvo para contaros que hemos estado en la granja La Albitana de Brunete (Madrid) el jueves 21 y 22 de noviembre. Hemos dormido una noche allí y os puedo decir que ha sido una experiencia increíble. Para mis chic@s ha sido también espectacular, creo que va a ser una de las que más recuerden con más emoción e intensidad. Llegamos el jueves sobre las 11.30 horas de la mañana. Los monitores estaban esperándonos ya para llevarnos a las diferentes actividades que iban a realizar. No pararon de realizar actividades desde la llegada hasta que salimos al día síguiente después de comer. Realizaron talleres de cerámica, de galletas,  el taller de la vendimia dónde pisaron uvas y conocieron cómo se hace el vino, visitaron todos los animales que había en la granja y les dieron de comer, visitaron las vides, realizaron un taller de estampación con diferentes tubérculos vegetales (cebollas, zanahorias, patatas) y con frutas, tuvieron su tiempo de juego libre en la zona de columpios, y una sesión de linternas por la noche después de cenar mientras veían la dramatización de un cuentacuentos "La seta y la hoja de otoño".Todo ello sin quitarle tiempo a la comida, merienda, cena, desayuno y de nuevo comida. O voy a intentar explicar cronológicamente qué hicieron desde que llegaron hasta que nos marchamos en función de las fotos que he hecho, que aunque son muchas, no he podido sacar a todos mis niñ@s en todas las actividades porque estaban divididos en grupos y no me podía multiplicar para hacer a todos fotos. 
Como he dicho, llegamos a las 11.30. Lo primero fué repartir los niñ@s a los monitores. A mi clase le tocó Alberto y Marcos, que serían los que estarían con ellos hasta que nos fuéramos al día siguiente. Después fueron lo primero a hacer un pis.




 Después cada uno a sus talleres, unos fueron a montar en poni y a ver los animales de la granja y otro grupo fué a ver las setas y los árboles que dan frutos en esta época otoñal. Después un poquito de juego  en la zona al aire libre antes de comer.
























Después a comer. El jueves comieron macarrones con tomate y una hamburguesa de ternera. Después fruta. Para los niñ@s con intolerancias alimentarias el menú estuvo adecuado a su intolerancia alimentaria o alergia. Los niñ@s que quisieron repetir, pudieron repetir sin problema.




De nuevo, un  ratito de juego en la zona al aire libre. Después de este juego, realizaron algunos talleres más, como el taller de cerámica o el taller de estampación.  

Y por fín, llegó el momento de conocer nuestras habitaciones. A estas horas, much@s ya me estaban diciendo cuándo se iban a comer. Querían ver cómo eran las literas y dónde iban a dormir.





Y sobre las 6 de la tarde, merendaron todos un gran bocadillo de nocilla (de jamón serrano para los niños con alergias o intolerancias alimentarias).










De nuevo, volvieron a los talleres. Realizaron el taller de la Vendimia, dónde vieron como se saca el vino y pisaron uvas. El otro grupo estuvo en el taller de cerámica, dónde hicieron la mariquita de arcilla. Todos los grupos pasaron por todos los talleres pero en diferentes momentos. 







Sobre las ocho de la tarde, a cenar. Cenaron ensalada, croquetas y empanadillas. Después un yogur.

Y después de la cena, la ansiada  velada nocturna de linternas, en la cual salían al exterior a buscar un tesoro. En este momento también asistieron a un cuentacuentos cuyos protagonistas eran una seta y una hoja de otoño. 



Y sobre las 10.00 a dormir. Ya había muchos niños que estaban muy cansaditos de el día tan ajetreado que habían tenido. Se quitan su ropa, la guardan en las bolsas y se ponen el pijama. ¡Ahh! Su muñeco, para dormir. Todos se duermen con él. Están tan rendidos, que enseguida se duermen.



Al día siguiente, a las 8.30 en punto, una música suena en los pasillos. Muy animada, por cierto. Es hora de levantarse. Todos arriba.  Es hora de vestirse, lavarse e ir a desayunar. En el desayuno  tomaron zumos, leche con colacao, magdadalenas, bizcochos, galletas y cereales. 

Después de desayunar, un poquito de juego libre en la zona exterior de juegos.

Sobre las 11 horas, comienzan de nuevo los talleres que duran hasta un poquito antes de comer. Entre taller y taller, una paradita para hace pis.
Y a las 13.30 comen de nuevo. El menú  de hoy consiste en lentejas, pan, filete empanado y natillas.  Después de comer, se van a jugar de nuevo con los monitores. Y hacia las tres de las tarde, salimos vuelta a casa, muy cansados pero muy emocionados de los días que hemos pasado en este lugar.


6 comentarios:

  1. Una esperiencia preciosa.....daniela vino encantada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que vinimos todos encantados. Lo pasamos genial. Un besito para Daniela y sus papis.

      Eliminar
  2. Que divertida expercia y los papas estamos felices de que la hayan vivido. Gracias a tod@s l@s que lo hicisteis posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotrs que hicísteis el esfuerzo económico y emocional de dejarles venir. Un besito para Diego y Lucía.

      Eliminar
  3. ¡Qué maravillosa excursión! ¿Dónde hay que apuntarse la próxima vez? Se ve que lo pasaron fenomenal. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta el próximo curso ya no toca Ana. Ya te avisaré con tiempo. Jejejje.

      Eliminar