Páginas vistas en total

martes, 25 de marzo de 2014

Nuestro rincón del proyecto del Antiguo Egipto

Ya llevamos algún tiempo con nuestro rincón del proyecto. Mis niñ@s han colaborado con él, realizando los jeroglíficos, coloreándolos, aportando los murales y la información gráfica. El sarcófago lo hemos realizado con papel continuo arrugado extendido a la largo y forrado con papel dorado. Por último, aprovechamos la máscara de Tutankamon que había traído un alumno del aula. ¿Verdad que ha quedado original?




jueves, 20 de marzo de 2014

¡¡¡¡YA TENEMOS PIZARRA DIGITAL!!!!

No os podéis imaginar lo emocionados que estamos porque ya tenemos pizarra digital, bueno, ya funciona y tenemos internet. Ayer disfrutamos como nadie. Parecía que nos hubiera tocado la lotería. En realidad, nos ha tocado, porque la pizarra digital abre mucho campo para seguir con el aprendizaje en nuestras aulas y es muy motivador. Como todos sabéis, tengo un rincón de informática en este blog, en la parte izquierda del mismo. Aquí encontraréis algunos enlaces a otras páginas de juegos didácticos. Estuvimos probando un juego didáctico sobre las letras. Si queréis jugar podeis pulsar aquí o buscarlo en el Rincón de informática, situado justo debajo de todos los proyectos (en la zona inferior izquierda del blog).
De momento aquí os dejo unas fotitos del día que pasamos.




lunes, 17 de marzo de 2014

¡¡¡¡Happy Saint Patrick's day!!!!!

Hoy, día 17 de marzo, hemos celebrado el día de San Patricio, una fiesta típicamente irlandesa. En honor a San Patricio, teníamos que venir todos de verde y hemos pasado un día estupendo. Primero hemos bajado a hacernos unas fotos en unos murales que nos han preparado las profes de inglés y después hemos bajado con María al patio, a buscar un tesoro que nos había dejado el duende esta noche. Aquí os dejamos algunas fotos del día que hemos pasado:



















 














LOS 12 ERRORES MÁS COMUNES DE LOS PADRES

Mirando por aquí y por allá he encontrado una información muy interesante para nosotros, los padres. En mi experiencia con mis hijos y en experiencia laboral me he preguntado muchas veces si lo que hago lo estoy haciendo bien y así mismo vosotros en muchas ocasiones me habéis solicitado alguna pauta para ayudaros en esa labor tan difícil que es la educación de nuestros hijos/alumn@s. Esta información que os presento está tomada del blog   ESTÁS EN TU CASA  que a su vez lo ha tomado de un artículo que se publicó en La Vanguardia (http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130222/54366970668/los-12-errores-mas-comunes-de-los-padres.html).

EDUCACIÓN DE LOS HIJOS. ERRORES COMUNES.

La educación de los hijos provoca muchas inseguridades y no pocas angustias a muchos padres. ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Debería haberle castigado? ¿Me habré pasado de duro? ¿Seré demasiado blando? ¿Cómo logro que me obedezca? Psicólogos y pedagogos explican que quizá restaría presión a los progenitores modificar sus expectativas: en lugar de aspirar a hacerlo todo bien, plantearse no hacerlo mal y, sobre todo, evitar los errores más dañinos a la hora de educar. Con la ayuda de Javier Urra –pedagogo, doctor en Psicología y Enfermería, y durante años Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid–, de Victòria Gómez –orientadora familiar y vocal del Col·legi de Pedagogs de Catalunya–, y de Julio Fernández Díez –psicólogo escolar, catedrático de orientación educativa y autor de Errores en la educación de los hijos (Pirámide)– hemos identificado los 12 errores que se consideran más comunes y perjudiciales a la hora de educar a los hijos. Son estos:
1. Disparidad entre los padres La falta de unidad de criterio entre las figuras de autoridad es uno de los grandes lastres para educar. De entrada, porque si el niño recibe mensajes contradictorios, si sus progenitores se desautorizan entre ellos, no sabe a quién hacer caso y se siente perdido, sin referencias claras. Y porque a medida que crecen aprenden a utilizar esas discrepancias o diferencias de criterio para hacer lo que quieren. “Siempre es mejor equivocarse juntos que acertar por separado”, resume Victòria Gómez, para quien frases tan populares como “pregúntaselo a tu padre” o “lo que diga tu madre” son un error. “Cuando piden algo y no se tiene un criterio claro o único, lo mejor es decirles ‘ya lo hablaremos y te daremos la respuesta’, para que vean que la familia es un bloque”, apunta.
2. Sobreproteger Aseguran los educadores que éste es uno de los errores más frecuentes en la sociedad actual. Los padres asumen muchas tareas de los hijos, estudian con ellos, les disculpan ante el profesor, intervienen antes de verles sufrir las consecuencias de una mala decisión, les dicen constantemente lo que han de hacer, organizan toda la vida familiar a su alrededor, les evitan disgustos… “Esta sobreprotección resulta muy perniciosa porque hace ciudadanos dependientes y a veces muy tiránicos, porque crecen pensando que el mundo gira a su alrededor, que son los reyes de la casa, no uno más de la familia”, advierte Javier Urra. La sobreprotección provoca personas inseguras, incapaces de tomar decisiones y de enfrentar las dificultades y contratiempos diarios, que no saben asumir las consecuencias de sus actos y con problemas de autoestima. Julio Fernández asegura que la sobreprotección es un error clásico a la hora de educar porque estamos preparados genéticamente para proteger la prole, como hacen otros animales con sus crías. “La infancia en la especie humana es muy larga, y para criar a un niño durante tantos años en medio de la sabana había que sobreproteger mucho; pero esa sobreprotección comenzó a resultar excesiva cuando la vida cotidiana se hizo menos peligrosa, y de ello dan cuenta historias como la de la Bella Durmiente o la del Príncipe Siddharta; lo que ha cambiado es que esa obsesión de los padres por salvaguardar a su hijo de todo mal que se atribuía y criticaba a príncipes y personajes de alta alcurnia hoy se ha generalizado a toda la población, y de ahí el actual síndrome del emperador”, explica.
3. Transmitir desprecio Frases como “ya sabía que lo ibas a romper”, “eres idiota”, “pareces tonto”, “no vales para nada”, “siempre me defraudas” o “no sé para que te he tenido” resultan muy dañinas para los hijos. Gómez enfatiza que no hay que faltar al respeto a los hijos ni ponerse a su altura cuando se enfadan: “Los padres no deben perder los papeles, han de controlar su actitud por mucho que el hijo les provoque; hay que estar por encima de ellos y no comportarse como un crío o como un adolescente, y perdonar con facilidad, no entrar en guerras del tipo ‘como él no me habla yo tampoco’”.
4. Falta de continuidad Los expertos advierten que un fallo habitual de los padres es dejarse llevar por su estado de ánimo a la hora de educar, de modo que permiten o no determinadas conductas en función de que estén más o menos cansados, contentos o enfadados. “Hay que tener conciencia de que estamos educando siempre, no en momentos concretos”, señala Gómez. Julio Fernández subraya que, ante los hijos, los padres son la autoridad, de forma que no deberían comportarse de forma arbitraria sino ecuánime y racional.
5. Castigar mal Poner sanciones desproporcionadas o sin lógica, imponer castigos imposibles, hacer promesas inalcanzables o que no se cumplen son errores muy habituales y muy nocivos a la hora de educar. Si los castigos no se aplican por imposibles o por dejadez, los padres pierden autoridad y transmiten la idea de que sus normas pueden quebrantarse fácilmente. “Es mejor ser moderado en el castigo y llevarlo a la práctica, y en lugar de castigar al adolescente sin salir todo un mes o exigirle que estudie cinco horas diarias, limitarle a una hora la conexión a las redes sociales o a la videoconsola”, ejemplifica Fernández.
6. Prometer y no cumplir Los educadores también alertan contra las promesas o premios inalcanzables, que además de decepcionar acaban desincentivando. “A veces prometemos comprarles el móvil o la bici si sacan buenas notas, y esa es una condición muy ambigua, de modo que quizá el chaval se esfuerza pero al final le decimos que no, que los notables no cuentan, que se esperaban de él sobresalientes, o que aunque sus notas son buenas no tendrá el premio porque se ha portado mal con su hermano, y el niño se frustra y deja de trabajar”, explica Julio Fernández. Y añade que en muchos casos se amplía aún más el error cuando luego, en un momento de arrepentimiento, esos mismos padres (o los abuelos), le acaban comprando el móvil o la bici sin haber conseguido el reto propuesto.
7. Comparar entre hermanos Todos los padres saben que cada hijo es diferente. Sin embargo, a la hora de educarlos no siempre los tratan de forma diferente. Lo habitual es lo contrario, que se esfuercen en tratarlos por igual y que, a menudo, los comparen. Pero, advierten los expertos, cada hijo requiere una educación distinta, un trato individualizado y que le dediquen un tiempo a solas, entre otras razones para poder conocerle y saber cómo hay que tratarle. “Las comparaciones continuadas entre hermanos suscitan celos, envidias y dañan”, alerta Javier Urra.
8. No poner límites Los expertos explican que muchas veces los padres no tienen un proyecto claro de cómo van a educar a sus hijos, cuáles son las normas mínimas que van a exigir, y van improvisando, de modo que no siempre son coherentes en sus criterios. “Mientras son pequeños trampeamos los problemas que van planteando, y en la adolescencia se pierde el control, se les quiere poner normas, y entonces ya es tarde”, comenta Victòria Gómez. Julio Fernández subraya que muchos padres priorizan la paz familiar por encima de todo y eluden su obligación de poner límites porque eso lleva en ocasiones al conflicto.
9. Ser amigos de los hijos Los psicólogos advierten que los padres son la figura de autoridad para el hijo y es un error tratar de ser amigos suyos en lugar de ejercer de padres. También desestiman los estilos educativos muy permisivos o aquellos que lo negocian todo. “El estilo democrático está bien para algunas cosas, como para decidir dónde se va de vacaciones, pero se ha magnificado y hay cosas que no se negocian, como el horario de estudio, el ir con cinturón en el coche o comportarse bien el supermercado, ahí ha de ser el padre el que ejerza la autoridad”, reflexiona Fernández. En su opinión, este tipo de errores se han extendido de la mano de lo que denomina “leyendas urbanas sobre educación”, informaciones del ámbito de la psicología que en un momento dado tuvieron vigencia y luego se demostró que no son ciertas pero continúan en la imaginación colectiva, como que no hay que castigar para no traumatizar, que hay que potenciar al máximo la autoestima o que Einstein era mal alumno a pesar de su inteligencia, ejemplifica.
10. Malos ejemplos “Los padres no pueden pedir al hijo que se controle o que no pegue si lo que le transmiten es que de vez en cuando a ellos ‘se les cruzan los cables’, insultan al del coche de al lado, o están siempre criticando; tampoco pueden exigirle que termine lo que empieza o que cumpla las normas si ellos no lo hacen”, dicen los expertos. La incongruencia entre lo que se dice y se hace “resulta muy negativa, quita fuerza moral y deslegitima”, apunta Urra.
11. Negatividad El que fuera Defensor del Menor de Madrid cree que es un grave error no transmitir a los hijos ilusiones, dilemas vitales y amplitud de miras. Advierte que cuando los padres son muy depresivos o negativos y los hijos crecen oyendo todo el día críticas sobre los demás y escuchando que no hay que fiarse de nadie, que los otros son dañinos, “eso repercute en su carácter, que acaba siendo despótico, lastimero, paranoico u ofensivo”.
12. Hacerlos mayores antes de tiempo Un error muy actual de los padres es acortar la infancia de sus hijos, hacerles mayores antes de tiempo. “Se detecta en la forma de vestirlos, en dejarles ponerse un piercing o adoptar comportamientos de adulto desde muy pequeños, en encontrar divertido y alentar que tengan novias o novios, en permitir que con 14 años tengan horarios de fiesta intempestivos…”, indica Fernández. Y subraya que el contrasentido es que a ese mismo chaval al que se deja salir de noche, se le prepara el desayuno y se le tramita la matrícula del instituto. “Por un lado les hacemos muy mayores, y por otro no les dejamos crecer, no les damos responsabilidades propias de su edad”, concluye.
http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130222/54366970668/los-12-errores-mas-comunes-de-los-padres.html

jueves, 13 de marzo de 2014

Algunas aportaciones de las familias sobre Egipto

Quiero dar las gracias a todas las familias que estáis aportando el granito de arena para poder desarrollar este proyecto tan interesante y motivador para todos nosotr@, alumn@s, profesorado y familias. Así me gustaría compartir con todos vosotros la información que me han echo llegar algunas familias sobre este tema.

Érase una vez el hombre en Egipto


Érase una vez el hombre y los valles fértiles:


El Antiguo Egipto para niños:




Little Einstein y la Pirámide Dorada


Vipo en Egipto:



Vamos a realizar un taller los días 27 y 28 de marzo con el instituto de egiptología de Madrid. Aquí os dejo su  enlace dónde también se puede encontrar más información.

http://www.ieae.es/egipto_para_ninos.html

Este es un blog de una profe de infantil que comenta sus trabajos en el proyecto de Egipto, las momias y la momificación y cómo se trata para aliviar los miedos que puedan tener los niños: 



Y este un enlace de la asociación española de egiptología con recursos para los niños:


  


El rock and roll de las momias de colores: 


Y en esta página podéis poner vuestro nombre con jeroglíficos: 

 Y aquí tenéis un poema en forma de pirámide, que lo cuenta un profe: 


)


Espero que os guste y que esta información os sirva. A mis familias decirles, que no hemos podido ver todas porque no tenemos internet en clase de momento y sólo podemos subir a la pizarra un día a la semana. 

domingo, 2 de marzo de 2014

domingo, 23 de febrero de 2014

Carnavales: Vamos de egipcios

El próximo día 27 de febrero se celebrarán los carnavales en nuestro cole. Nosotros iremos disfrazados de egipcios. Para esa festividad, hemos preparado un baile con la canción Drilo El Cocodrilo.




miércoles, 5 de febrero de 2014

SEGUNDO TRIMESTRE, SEGUNDO PROYECTO: EL ANTIGUO EGIPTO

Hola a tod@s. Como todos los principios de trimestre, comenzamos un proyecto nuevo que hemos mantenido en secreto hasta el último trimestre. Cada vez es más difícil mantenerlo en secreto, porque los niñ@s ya tienen asimilada nuestra forma de trabajar, y saben, que cada vez que hay unas vacaciones importantes y que terminamos un proyecto, debe comenzar uno NUEVO. Recuerdo, que el primer día a la vuelta de las vacaciones Adrián e Inés ya me estaban preguntando en qué trimestre estábamos, sin embargo, lo que realmente me estaban preguntando era qué proyecto íbamos a empezar en este segundo trimestre. Y así, han estado preguntándomelo casi hasta el día en el que iniciamos el nuevo proyecto, el día de la motivación de este nuevo proyecto. Os voy a contar cómo sucedió todo aquel día.

Estábamos tranquilamente un día en el aula, cuando de repente aparecieron de no sabemos dónde, dos señoras, con unas pintas extrañas. Parecía que venían de viaje o de una excursión, porque venían con una maleta. Además venían vestidas con sombrero, con chaleco y pantalones caquis. Las dos venían discutiendo por algo. Después de un rato discutiendo entre ellas dentro de nuestra clase, se dieron cuenta que nosotros estábamos allí observando la situación algo perplejos. De repente, pararón de discutir y se presentaron. Una se llamaba Elisabeth y otra Susan. Nos contaron que venían de viaje, de un sitio muy lejano, en el habían encontrado mucha arena, unas construcciones enormes de grandes piedras con forma de montañas triangulares. No sabían muy bien de dónde venían, pero eso no era lo peor, lo pero fué que Elisabeth se había traído una momia de aquel lugar junto con algunos recuerdos, unas estatutas extrañas con caras de animales y unos documentos con dibujos. Elisabeth se había traído todo esto dentro de la maleta pero lo peor no fué eso, lo peor fué que cuando llegaron al aeropuerto habían perdido la momia que llevaban. Desde el avión  habían visto una de esas construcciones con forma de montaña triangular en el patio de nuestro colegio y por eso habían llegado hasta aquí, buscando la momia que quizás estaría escondida por aquí. ¡¡¡Y vaya si estaba!!! Aunque al final no la encontaron. Fué muy escurridiza y parecía divertirse escondiéndose de Elisabeth y de Susan. 
(El echo de que Susan y Elisabeth no pronunciaran las palabras exactas en su conversación sino una descripción de ellas, era que queríamos que los niñ@s nos dijeran dónde habían estado (en el desierto, ese lugar con mucha arena, y las pirámides (esas construcciones con forma de montaña triangular)). 
Al final, tuvieron que marcharse cansadas de buscar a la momia, a ver si en otro sitio tenían más suerte la próxima vez. De todas formas, nos dijeron que si podíamos ayudarlas a saber en qué lugar habían estado. Y para ello, nosotros debíamos investigar de qué lugar procedían. Es posible que vuelvan algún día y nos pregunten si hemos sabido cosas del lugar de dónde vino la momia. 







Así que después de ver varias veces a la momia en clase y ellas, Susan y Elisabeth no darse ni cuenta, decidimos acompañarlas al patio a ver si allí estaba la construcción esa con forma de triángulo (la pirámide) y de paso ver si por allí se encontraba la momia que habían perdido.














    Sin duda alguna allí estaba la momia. Seguía correteando y escondiéndose entre los árboles y nuestros columpios, pero Susan y Elisabeth seguían incapaces de verla. Estabamos todos tan emocionados con la pirámide que encontramos en el patio, que casi nos daba igual que estuviera por allí la momia. Al fin y al cabo, ni nos hablaba ni nos tocaba. 


  Y nos dimos cuenta que se podía mover. Así que Elisabeth decidió moverla para ver si la momia estaba debajo, y vaya sorpresa, encontramos algo que alguien había dejado. Unos papiros que tenían algo importante para nosotros y las familias de los niñ@s.  








     Y he aquí nuestro papiro, que a su vez, llevaba dentro algo importante para todos nosotros.